Ir al contenido principal

LINKIN PARK . review de “One More Light”




“One More Light” – Linkin park // by Emma


Uy. Lo que me toca. De cara al nuevo trabajo discográfico de Linkin Park. Una zambullida a aquel nombre que a día de hoy se mantiene como referente musical de muchas personas que vivieron su adolescencia en la primera década de nuestro siglo, gracias a su álbum debut que llegaría para cambiar los paradigmas del rock y las búsquedas estéticas: Hybrid Theory. Hablar de gigantes como Linkin Park es más delicado de lo que suena, sobre todo cuando no podemos pasar por alto las controversias que, para bien o para mal, prepararon el terreno para recibir a One More Light con… ¿Miedo? ¿Intriga? ¿Resignación? Bajas expectativas.
Mike, Chester, Brad, Dave, Joe y Rob, componentes inolvidables de lo que se refiere a la materia nu metal, han experimentado y descubriendo variantes en lo que respecta su música, pero es hoy cuando la banda da un giro de 180° en lo que se “puede esperar” de ellos. Antes de hablar de la radicalidad de One More Light, hay que construir el lanzamiento desde la primera controversia: el lanzamiento de su primer single, “Heavy”.
La artista Kiiara acompaña a la banda en la primera demostración de lo que significaba el nuevo disco de Linkin park. Las repercusiones de “Heavy” levantaron la ira de fanáticos (y no tan fanáticos) seguidores del grupo. Desde pasar a decir que Linkin Park es una banda “vendida” (traducción lo más cercana posible a “Sell out”), a perder la fe en que podrían hacer música que valiera la pena. Personalmente no me sorprendió el melodrama y popesticación de “Heavy”, cercano a asumir el deterioro e inevitable disolución de lo bello, ya es costumbre entender que las bandas de rock mientras más populares son, más plásticas se llegan a escuchar con el pasar de los años.
¿Será acaso la necesidad de ser relevante la que profane las buenas bandas con retoques de moda y destellos poperos, melosos y cursis? ¿Acaso Linkin Park necesita seguir siendo relevante? Con lo segundo la respuesta es no, y con lo primero espero que no, aunque hasta ahora la experiencia me ha demostrado lo contrario (Good Charlotte, All Time Low, Fall Out Boy, 30 Seconds To Mars, Weezer, nombren la que quieran). Nombres como Linkin Park no necesitan intentar ser relevantes, ya lo son, hagan lo que hagan; y ese es exactamente el punto de este párrafo: son relevantes hagan lo que hagan, incluso si dinamitan su fanbase con “Heavy”.
Luego llegó el segundo plato: “Battle Symphony”, que sólo avivaría las llamas del odio al ahogar los instrumentos y toda la característica rockera que siempre se le busca a Linkin Park debajo de sonidos poperos y criminales. Sin embargo, la hecatombe que pondría a la banda en el ojo del huracán sería el ensayo en vivo que el grupo transmitió vía internet, donde se encontraban divirtiéndose con una versión reggae de “Heavy” y posteriormente una versión nu metal. Bromeando con una evidente complicidad, Mike dice “Denle a la gente lo que quiere”, debido a la no tan invisible controversia que “Heavy” provocó en los fans, alegando que para ellos Linkin Park ya no es lo que siempre los hizo importantes. Con esto, la transmisión se corta con Chester diciendo “Acá está su versión de “Heavy” a lo Hybrid Theory, ahora cierren la puta boca”. Así, la furia que desató el comentario del cantante es entendible pero poco crítica. Personalmente si me pareció gracioso, porque es exactamente lo que un artista que defiende su arte puede llegar a hacer con todo el sentido del humor agregado. La oración de Chester no se defiende ante los sujetos que esperan que Linkin suene como hace 20 años, sino que contesta ante las ridículas expectativas de que Linkin Park no crezca, no cambie de sonido y haga más de lo mismo durante 20 años. Queda en cada quien evaluar la calidad de los cambios.
Con un último avance llamado “Good Goodbye”, es que la banda terminaría de preparar el (ardido) terreno para la bienvenida de One More Light. A la carga.
Asumo que a los primeros segundos del track n° 1 “Nobody Can Save Me” el odio hacia el cambio radical de la banda se ve justificado. Conteniendo efectos de DJ’s baratos e incluso de mal gusto para una banda “de rock”, “Nobody Can Save Me” suena demasiado agradable para encontrar la esencia a Linkin Park entre las cortinas de acordes bonitos y adorables. Como acompañante a esta introducción se une “Good Goodbye”, contenedora de los pocos versos rapeados y novedosos que se pueden escuchar de Mike Shinoda, los cuales a su vez se ven acompañados por la (innecesaria) colaboración de Pusha T y Stormzy (injunables).
Luego tenemos “Talking to Myself”, lo más rockero que podemos encontrar en este disco, no por la presencia de un tempo más acelerado sino por la calidad en la que los instrumentos resaltan de una manera más convencional, pero quizás necesaria. Algo curioso es que este estribillo hace sonar a Chester como el rey del pop (no es chiste) Michael Jackson por el tono de voz y la intensidad con la que ejecuta el chorus. Como cuarto tema tenemos a “Battle Symphony”, otro ataque melodramático que a estas alturas se vuelve más aceptable que “Nobody Can Save Me”.
Cerrando la primera mitad del disco tenemos a “Invisible”, donde Mike Shinoda se destaca con una lírica tan rica que es capaz de hacerte olvidar el enojo y resentimiento hacia la banda, hasta que te das cuenta de que es un buen tema en estándares de… Miley Cyrus. Quizás una de las mejores letras se encuentra en “Invisible”, que aunque sea una balada impecable, no quita del oído una sensación de estribillos débiles. La realidad es que en lo que va de recorrido (y luego la alarma se reafirma con “Heavy”), los estribillos de las canciones desinflan las composiciones algunas veces de manera eficaz y otras demasiado predecible y opaco.
Pasando por encima a “Heavy”, sigue “Sorry For Now”, que junto a su continuación “Halfway Right” (y todo lo escuchado hasta ahora del disco) no varía en cuanto a sensaciones estéticas. Aquí es cuando el recorrido meloso y poco emocionante (que no quiere decir menos emotivo) se vuelve cansador, casi aburrido, demasiado emotivo. Aunque eso si: son las letras las que cumplen un protagonismo muy destacado para quienes saben inglés o buscan la manera traducida de entender lo que dicen.
La canción “One More Light” comienza a cerrar la travesía estéticamente algo desabrida del disco al que nombra. Es en esta canción que Linkin Park hace lo mejor de sí para crear algo realmente emotivo; incluso, antes de lanzar el disco tocaron este tema conmemorando al fallecido Chris Cornell. El tema “One More Light” es un oasis suficientemente dulce para calmar a las bestias, lo más minimalista que Linkin Park puede dar y una atmósfera realmente brillante donde los instrumentos hacen lo suficiente para crear algo bello. A modo de despedida tenemos “Sharp Edges”, otra cara poco conocida y desacostumbrada de lo que se sabe que la banda puede hacer. Otra balada que destaca más la guitarra acústica que los efectos artificiales. Otra más.
Con todo, a nivel general podemos decir varias cosas de One More Light. Por una parte, es apreciable a la distancia, una vez la rabia haya pasado y seamos capaces de valorar el disco por lo que es más que desvalorarlo por lo que no es. Me parece que hay que tener en cuenta lo que hace a las buenas canciones: mensajes sólidos, groove, mezcla justa de música y letra capaces de complementarse a la perfección.
Sin el enojo de por medio, las canciones suenan como buenas composiciones con una única falencia: las letras se destacan mucho más que la música. Esto se vuelve un problema groso, ya que Linkin Park es una banda de 6 personas que en el nuevo disco suenan a 3. Pasando por el hecho de que los instrumentos de estas 6 personas se diluyen en el melodrama que prescinde de los mismos, no parece que tantos integrantes sean los responsables de tan poco despliegue. Incluso esto hace sentir que el reconocido potencial de Linkin Park se vea abandonado, desaprovechado y poco valorado por ellos mismos. Ello explicaría una sensación de insuficiencia, de un disco desinflado y de recorrido plano y poco emocionante.
Lo concreto es que no es lo mejor de la banda, pero lo más importante, es lo que le interesa a la banda (o lo que ellos dicen que les interesa). One More Light cuesta, aunque artístico, se hace denso de retomar. Esperemos que esta etapa musicalmente “tranquila” y emotiva de Linkin Park encuentre mejores cursos, o por lo menos que respondan mejor a su potencial.




Entradas populares de este blog

SLOWKISS- video de "Erase me"

Nos llego un mail de los amigos de WIRETAP RECORDS, con el nuevo video de SLOWKISS, banda de Chile, quienes han firmado con el sello de Los Angeles, California.
El video pertenece a la canción "Erase me", del ultimo álbum de la banda: "Ultraviolet", una muestra mas de la calidad musical de esta banda trasandina.


NECK DEEP en Buenos Aires

Se confirmó al fin la visita de NECK DEEP  a la Argentina.
La fecha anunciada hoy por Firme & Alerta, confirma el domingo 1 de abril como la llegada de la banda pop punk del momento.El lugar elegido es UNICLUB, Guardia Vieja 3360 , Capital Federal a las 17 hs (abren las bandas soporte Lighthouses., Hysteria, Zoah , Promise y Monroeville).
Un dia antes (31 de marzo)  tanbien estara tocando en Chile, mas presisamente en el Espacio San Diego , en Santiago de Chile.
La banda llega a esta parte de America bajo el "The peace and the panic tour" , presentando su ultimo album, ademas de los temas mas celebrados de sus anteriores placas.

 Tickets en venta a 830 $ en Ticketek en este link.

Evento en Facebook




Conoce a LIFEHACK de Hungria

En esta sección de NEWMUSICSCENE.NET , la cual hemos llamado "World Bands", te estaremos trayendo bandas de países fuera de los habituales, estados Unidos, Uk o Australia, sino que ahondaremos en tierras lejanas.
Para este primer envío, elegimos a LIFEHACK, de Hungría, mas precisamente de la ciudad de Budapest.
La banda tiene su inicio en 2016 y tienen un Ep debut de 7 temas, llamado como la banda, el mismo se encuentra disponible en streaming.
El estilo podríamos ubicarlo dentro del rock alternativo actual, me recuerda por momentos al viejo TONIGHT ALIVE.
Aunque la banda tiene un gran nivel técnico y competitivo, han decidido componer todos sus temas en hungaro, su idioma natal y no en inglés como lo hace la mayoría de bandas europeas.
Y la verdad que es muy agradable de escuchar en esa lengua, nuestros temas favoritos son "KÁOSZ", "TÉVEDÉS", en realidad todos los temas para no entrar en detalles.

Y que mejor cosa para conocer a una banda que un video, a…